Miller-Mcintyre bate el récord de asistencias de la Euroliga | Baloncesto | Deportes

Euroliga jornada 26

Baskonia

Asvel Villeurbanne

Asvel Villeurbanne

Codi Miller-Mcintyre fue el protagonista de la jornada en la Euroliga. En la victoria del Baskonia frente al Asvel (94-80), el jugador nacido en Carolina del Norte consiguió el cuarto triple doble en la historia de la competición y se convirtió en el jugador que más asistencias ha conseguido en un partido de la liga europea (20), batiendo los 19 que habían sumado Campazzo y Jovic en 2020. El base en el que tanto confía Dusko Ivanovic, completó su actuación para enmarcar con once puntos y once rebotes. Su último pase, un alley-oop espectacular para la canasta de Moneke, lo coreó todo el Buesa Arena, puesto en pie, agradeciendo la actuación de uno de los jugadores que mejor han encajado en la apuesta del técnico baskonista.

Frente a uno de los equipos de la zona baja de la clasificación, el Baskonia dominó todo el partido, manteniendo, desde poco después del arranque, una regular distancia de seguridad, siempre alrededor de los diez puntos. Se fue al descanso con 11 por encima (52-39), después de un robo y una carrera de Miller-Mcintyre, que anotó cuando el reloj llegaba al límite.

En la segunda parte, las estadísticas fueron similares, con el base estadounidense completando números casi de leyenda en las filas vitorianas. Después de conseguir su asistencia número 20, jaleada con entusiasmo desde la grada, agarró el rebote defensivo en el siguiente ataque del Asvel, para correr hacia la canasta contraria, recibir la falta cuando trataba de anotar, y marcar sus dos últimos puntos para completar el triple doble antes de sentarse en el banquillo con uina sonrisa de oreja a oreja y sus compañeros haciéndole reverencias.

Emporio Armani, 81; Real Madrid, 76

Un tramo largo de desconexión del Real Madrid en su partido de Milan, que coincidió con la irrupción de Nikola Mirotic, explica la cuarta derrota del equipo blanco en la Euroliga. A pesar de los esfuerzos del último cuarto, en los que tuvo a tiro la prórroga, acabó sucumbiendo por los errores propios y los aciertos ajenos. Fue durante el final del primer cuarto y casi todo el segundo, cuando el Madrid cavó su tumba deportiva ante el equipo de Ettore Messina. Parecía dominar el partido el conjunto blanco en los primeros minutos (10-17), además con cierta comodidad, con Tavares de nuevo en pista, cuando apareció también Mirotic, que con cinco puntos seguidos estrechó el marcador primero y puso por delante a su equipo después, para terminar el cuarto con triunfo parcial del Armani (23-19).

Empezaban a fallar todos los resortes del Madrid en ataque y en defensa, pero la cosa fue todavía a peor. Nadie paraba a Mirotic, que anotó cuatro triples en sus primeros cuatro intentos, ni a su equipo, rocoso en defensa y que sumó un parcial de 21-0. En ocho minutos, el Real Madrid solo fue capaz de anotar dos puntos en tiros libres. Del 15-19 se pasó al 36-19, y a dos minutos del descanso, el equipo italiano ganaba por 20, para aumentar la ventaja en un contraataque de Shields, el mejor sobre la cancha (48-27). Eran 21 puntos de diferencia, que el Madrid maquilló con una canasta antes de la pausa.

Mejoró el equipo de Chus Mateo en el tercer cuarto, en el que consiguió parar la hemorragia por la que sangraba, y se mostró más eficaz en el lanzamiento. En los primeros veinte minutos había anotado solo 29 puntos, y en el tercer parcial sumó 25. El equipo blanco, en el que Poirier suplía las carencias, después de la lesión, de Tavares, empezó a presionar anímicamente al Milan. Dos triples consecutivos de Sergio Rodríguez, dejaron la distancia en el marcador en siete puntos (69-62) a falta de siete minutos para el final del partido. A 1,50m, el Real se acercó a tres (79-76), pero ya pagaba el esfuerzo. Apretó los dientes el equipo de casa, Mirotic anotó otro triple, Shields sumó su punto 27, y al final, al equipo blanco no le llegó.

Valencia Basket, 65; Olympiacos, 78

Después de su brillante victoria en el Palau Blau Grana, en la Liga ACB, el Valencia tropezó con el Olympiacos en su regreso a la Fonteta, en un partido que fue muy igualado hasta el descanso (39-40), pero que los griegos inclinaron hacia su lado defendiendo muy bien durante el tercer cuarto en el que solo permitieron hacer nueve puntos a los hombres de Mumbrú, a los que se les fue el partido en ese tramo. Olympiacos le ganó al Valencia en el rebote, y pese al acierto de Ojeleye en el tiro (19 puntos), las 15 pérdidas locales, lastraron también los intentos de acercarse en el marcador, que resultaron infructuosos.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.