El Sevilla espanta todos sus fantasmas | Fútbol | Deportes

El Sevilla es un equipo que tiene poco fútbol, pero va sacando resultados. Y Las Palmas es un grupo en pleno desplome. Acumula su séptimo partido sin ganar (cuatro derrotas consecutivas) y su fútbol alegre es un recuerdo lejano. Además, en una dinámica tan negativa como en la que se encuentra, las adversidades se le aparecen en el camino. A los tres minutos, Coco derribó a Gudelj cuando se marchaba en solitario hacia la meta de Aarón. Muñiz Ruiz mostró la tarjeta amarilla y el VAR le indicó que la acción era de roja. Con uno menos a los seis minutos tras la revisión de la jugada, es muy complicado ganar un partido en Primera. Y eso que al Sevilla le costó. Sobre todo, porque como ha quedado dicho, es un equipo que no tiene fútbol. Quique está sacando resultados desde la firmeza defensiva.

0

Escandell, Álex Suárez (Sory Kaba, min. 90), Saul Coco, Sergi Cardona, Mika Mármol, Kirian Rodríguez, Javi Muñoz (Benito Ramírez, min. 77), Alberto Moleiro, Marvin Olawale Akinlabi Park, Maximo Perrone (Campaña, min. 87) y Sandro (Munir, min. 78)

2

Sevilla

Ørjan Haskjold Nyland, Adrià Pedrosa, Sergio Ramos, Loic Bade (Lucien Agoume, min. 66), Kike Salas, Lucas Ocampos (Jesús Navas, min. 66), Boubakary Soumare, Gudelj, Óliver Torres (Lukebakio, min. 78), En-Nesyri y Isaac Romero

Goles 0-1 min. 43: En-Nesyri. 0-2 min. 93: Lukebakio.

Árbitro Alejandro Muñiz Ruiz

Tarjetas amarillas Álex Suárez (min. 7), Alberto Moleiro (min. 42), Marvin Olawale Akinlabi Park (min. 48), Loic Bade (min. 61), Kike Salas (min. 72) y Ørjan Haskjold Nyland (min. 90)

Tarjetas rojas Saul Coco (min. 6)

Los goles de En-Nesyri y Lukebakio dieron un triunfo vital a los andaluces, que ya se encuentran a nueve puntos de la zona de descenso. Una victoria que tranquiliza y espanta todos los fantasmas. Segundo triunfo consecutivo del Sevilla lejos de Nervión, con poco fútbol, eso sí, pero consciente de sus limitaciones y con un buen trabajo colectivo. Llamó la atención la ausencia de juego del Sevilla en la segunda mitad, con uno más, y Las Palmas buscando el empate. Tampoco pasó demasiados apuros, eso sí. Un par de disparos de Sandro desde lejos apenas alteraron el ánimo de los andaluces, discretos con el balón, pero seguros en defensa. No fue hasta el minuto 93 cuando Lukebakio hizo el segundo gol y aseguró el triunfo para los andaluces. Las Palmas no podía. Es un equipo muy tocado y ha perdido el duende. Además, no tiene gol. Acumula cuatro derrotas consecutivas y en ninguna de ellas ha sido capaz de marcar.

Los canarios están lejos del descenso (12 puntos), pero no deben fiarse porque la próxima semana reciben al Celta después de una racha de siete encuentros sin ganar (cinco derrotas y dos empates). El efecto de García Pimienta se ha diluido. Como le ocurrió con el Barcelona en la pasada jornada, se vio obligado a jugar con un futbolista menos durante mucho tiempo.

El partido quedó marcado por la roja a Coco a los seis minutos. Al Sevilla le costó plasmar su superioridad numérica en el marcador porque Isaac, su delantero revelación, no está nada fino. Desperdició dos claras ocasiones de gol hasta que Gudelj envió un medido centro al área que remató de cabeza En-Nesyri. Undécimo gol del internacional marroquí en la Liga. Tiene problemas técnicos con el balón en los pies, pero en el juego de cabeza es un auténtico portento.

Las Palmas lo intentó en la segunda mitad. Sin fútbol y sin gol. Todo fue muy embarullado, con continuas protestas al árbitro, muchas sin razón, con el objetivo de alterar el partido desde el ruido y no desde el juego. Un par de tiros a puerta bien resueltos por Nyland fueron todo el producto de su ímpetu. El Sevilla, muy mal con el balón en los pies, perdiendo una pelota tras otra, se limitó a defenderse con cierto orden. Hasta que en el minuto 93 Lukebakio acabó con cualquier debate. El Sevilla, por fin, respira en una temporada tan convulsa. Quique, denostado desde algunos sectores del club, está cumpliendo con su objetivo. Sin alardes, pero con efectividad.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.