El italiano Nicoló Fagioli, jugador de la Juventus, sancionado siete meses sin jugar por el ‘Caso Apuestas’ | Fútbol | Deportes

El italiano Nicolo Fagioli, jugador de la Juventus, fue sancionado este martes con siete meses sin jugar por la Fiscalía de la Federación Italiana de Fútbol debido al conocido como Caso Apuestas, en el que acabó como investigado por haber apostado en sitios en línea ilegales. El centrocampista, primer jugador que salió a la luz en el escándalo en el que también están siendo investigados sus compatriotas Sandro Tonali (Newcastle) y Nicolo Zaniolo (Aston Villa), llegó a un acuerdo de culpabilidad con la Fiscalía de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), según informaron medios locales.

Fagioli habría reconocido, por tanto, haber apostado en partidos de fútbol -no en ninguno que estuviera directamente implicado-, algo que prohíbe expresamente el Código Deportivo de la FIGC. El hecho de haberse autodenunciado ante la FIGC (justicia deportiva) en el momento en el que supo que estaba siendo investigado por la Fiscalía de Turín (justicia ordinaria), el haber colaborado desde el primer momento, el haber reconocido su adicción y el haberse puesto en manos de profesionales para remediarla habrían sido claves para la rebaja de la sanción, que en el Código de Justicia Deportiva figura como un mínimo de tres años alejado de los terrenos de juego.

Además de los 7 meses de sanción —que según revelan medios locales será confirmada oficialmente en los próximos días—, algo que prácticamente acaba con su temporada, Fagioli tendrá que hacer “un ciclo de al menos 10 reuniones públicas” sobre los efectos negativos de las apuestas que se realizarán en un plazo de 5 meses; tendrá que estar bajo terapia durante un mínimo de 6 meses y tendrá que abonar una multa de 12.500 euros. La Juventus pierde así a su segundo jugador este curso, después de que el francés Paul Pogba fuera sancionado por haber dado positivo en testosterona. Ahora solo falta el anuncio oficial de la decisión por parte del FIGC, que llegará una vez superados los pertinentes trámites burocráticos, los plazos de apelación y la aprobación final del consejo federal de la FIGC. Fagioli, que desde que fuera formalmente investigado está siguiendo un tratamiento de la mano de un especialista en la materia, tiene una persona que le controla las cuentas para detectar posibles movimientos de apuestas. El jugador, según apuntaron las mismas fuentes, mencionó en sus primeras declaraciones ante las autoridades un único nombre, el de Sandro Tonali, que le habría facilitado el nombre de una aplicación móvil y su instalación para realizar las apuestas.

Tonali, por su parte, acudió este martes a la Fiscalía de Turín para declarar ante las autoridades. El centrocampista de 23 años se presentó ante la Fiscalía acompañado de sus representantes legales para hablar sobre las apuestas ilegales que realizó por primera vez desde que fue interrogado por la policía el pasado jueves en Coverciano (Florencia), durante un entrenamiento con la selección italiana. Este mismo martes, el agente del jugador, el italiano Giuseppe Riso, confirmó la ludopatía que sufre Tonali y que ya se está tratando con especialistas. “Es muy importante que en estos momentos los jugadores no se sientan solos. Sandro está jugando un partido más importante contra las apuestas: nos tiene acostumbrados a grandes partidos y estoy seguro de que lo ganará”, dijo Riso en un encuentro organizado en la Embajada de Italia en Londres con el presidente de la FIGC, Gabriele Gravina.

“Espero que su experiencia salve la vida de Sandro, que ha comprendido que debe afrontar su problema de forma decidida y ya ha iniciado un camino en este sentido. Espero que salve también la vida de aquellos chicos, quizá no tan acomodados, que se encuentren con el mismo error”, añadió. Además, Riso destacó el apoyo del Newcastle a su jugador: “Me gustaría agradecer al club porque están apoyando a Sandro, que está entrenando y podría jugar el sábado”. El ex del Milan está siguiendo los pasos de su compatriota Nicolo Fagioli (Juventus), al que la colaboración y actitud proactiva para enmendar los errores ante las autoridades le ha ayudado a rebajar una sanción que, en un principio, al haber reconocido apostar en partidos de fútbol, era de un mínimo de tres años hasta los siete meses alejado de los terrenos de juego.

El italiano Nicolo Zaniolo, jugador del Aston Villa, es el tercer investigado, que por ahora ha negado haber apostado en partidos de fútbol, lo que le evitaría sanciones deportivas y solo atendería las ordinarias, por haberlo hecho en sitios en línea ilegales.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.