El CSD pide al TAD que apremie a Pedro Rocha para convocar las elecciones a la presidencia de la Federación | Fútbol | Deportes

El Consejo Superior de Deportes (CSD) ha presentado este viernes una petición razonada al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) para que se acelere el proceso electoral en la Federación Española de Fútbol (RFEF). La RFEF está presidida de forma interina por Pedro Rocha, el delfín del ya expresidente Luis Rubiales, que dimitió tras el escándalo del beso a la futbolista Jenni Hermoso. Y Rocha está dilatando a conciencia la convocatoria electoral, según advierte el CSD, que aboga por que el proceso electoral se inicie a más tardar el próximo mes de enero.

El argumentario forma parte de una petición razonada exigida por el TAD al CSD a raíz de que el pasado 11 de octubre el organismo gubernamental que preside Víctor Francos le comunicara al citado tribunal deportivo la denuncia que Miguel Galán, presidente de la escuela de entrenadores (Cenafe), presentó contra Rocha y la comisión gestora que este preside por no convocar las elecciones de manera inmediata. Ante la comunicación de la denuncia de Galán, el TAD contestó al CSD que no tenía simplemente que comunicarla, sino exponer argumentos que requieran la apertura de un expediente sancionador contra Rocha y los miembros de la comisión gestora.

Fuentes ministeriales sospechan que Rocha está dilatando el proceso todo lo posible para ganar tiempo y apoyos con vistas a presentar su candidatura a la presidencia del fútbol español, pese a que cuando fue nombrado por Rubiales como presidente interino, el 25 de agosto, anunció a los barones de las territoriales que no se presentaría. El CSD entiende que sería contrario a la normativa dilatar indebidamente la situación de interinidad que vive ahora mismo la federación.

En su denuncia, Galán sostuvo, apoyado en el artículo 31.8 de los estatutos federativos, que una vez que Luis Rubiales dimitió el 10 de septiembre, Rocha, que pasó a ser presidente de la comisión gestora, debió convocar lo antes posible las elecciones con la asamblea actual para que el candidato elegido presidiera la federación hasta el fin del mandato del ya expresidente federativo. Una vez finalizado este, según la normativa estatuaria, se convocarían otra vez elecciones, pero ya con una nueva asamblea federativa.

Al ser año olímpico, el mandato de Rubiales concluía en el segundo semestre de 2024, pero Rocha, tal y como pactó con Francos en septiembre, solicitó el adelanto electoral que la orden ministerial que regula las elecciones en las federaciones deportivas permite al haberse clasificado España para los Juegos de París. El TAD emitió un informe favorable al citado adelanto y el CSD lo aprobó, pero Rocha aún no ha anunciado el inicio del proceso electoral. El CSD teme que, ante la tardanza de Rocha, los comicios no puedan celebrarse en el primer cuatrimestre de 2024, tal y como se acordó.

Por su parte, la comisión gestora presidida por Rocha entiende que el artículo 31.8 al que alude Galán en su denuncia no fija un plazo concreto para convocar las elecciones, además de considerar que realizar dos procesos electorales en un espacio tan corto de tiempo no tiene sentido.

En su petición razonada al TAD, el CSD primero argumenta que la situación de interinidad de una comisión gestora no puede tener carácter ilimitado, sino que la actividad de la misma debe desenvolverse dentro de una franja temporal razonable e insta por ello al tribunal deportivo a apreciar si en este momento se ha superado, o no, dicho periodo y también a resolver la discrepancia jurídica existente.

Tras esa primera petición al TAD para que determine si la situación de interinidad que vive la federación se ha dilatado más de la cuenta, se encuentra una seria advertencia del CSD a Rocha y a la comisión gestora para que inicien el proceso electoral en enero y así las elecciones puedan celebrarse en el primer cuatrimestre de 2024. Según el organismo gubernamental, una dilación indebida en el inicio del proceso electoral o una demora injustificada amparada en que el artículo 31.8 no establece un plazo concreto podría dar lugar a una nueva petición razonada al TAD para que abra expediente y sancione a Rocha y a los miembros de la comisión gestora.

Después de la dimisión de Rubiales, Rocha ejercía de presidente interino tras ser designado a dedo por el propio dirigente granadino antes de la polémica intervención de este último en la asamblea del 25 de agosto en la que se negó a dimitir. Algunos de los posibles candidatos y también fuentes ministeriales consultadas piensan que Rocha puede estar aprovechándose de su actual posición como presidente de la comisión gestora para consolidar su hipotética candidatura, construyendo un relato basado en que la paz ha llegado al fútbol español por su acercamiento a LaLiga que preside Javier Tebas, así como por la gestión de la organización del Mundial 2030, ya concedido a España, Portugal y Marruecos.

Si el TAD determinara que solo haya un proceso electoral con la existencia de una nueva asamblea y Rocha y la comisión gestora no iniciaran el proceso a inicios de 2024, como pretende el Gobierno, las elecciones no se celebrarían hasta abril o mayo por los pasos previos que han de darse, tales como desarrollar el reglamento electoral, que debe ser aprobado por el CSD, y elaborar el censo. Este último se conformaría bajo las directrices de la nueva orden ministerial para regular los procesos electorales en las federaciones deportivas que se aprobará en un plazo de dos semanas a más tardar. Esta nueva normativa se ha elaborado con el propósito gubernamental de regenerar las estructuras federativas del fútbol y del deporte español en general lo antes posible. Por ello, el CSD pretende que Rocha anuncie el inicio del proceso electoral cuanto antes.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_