Conozca la historia del joven famoso por ¡Chomín, la moto!

Tan solo 15 segundos de grabación muestran cuando un joven motorista intenta hacer una pirueta y cae de cara al asfalto. Y luego vemos la motocicleta seguir hasta desaparecer entre los matorrales.

Ya después de las risas del sábado y domingo, vino el lunes y la preocupación: ¿quién es Chomín y cómo estará?

El muchacho es Osman Alexander Corado Samayoa, 19 años, originario del parcelamiento Las Cruces en La Gomera, Escuintla, y como muchos jóvenes del allí, maneja una máquina de riego en un ingenio. Chomín es soltero, vive con sus papás, y es el menor de 4 hermanos.

Ese día fui a traer a unas amigas a Santa Lucía y al regreso les dije que me tomaran un video y comenzamos a hacer caballitos, pero se me zafó una mano del timón  y me caí (ríe) ¿Te lastimaste? Me raspé el brazo y el hombro, pero la cara no. En el vídeo se ve que caí de cara, pero eso no pasó.

El joven compartió fotos de sus raspones y dice que no necesitó hospital:

Yo mismo me levanté y fui a sacar la moto que cayó como a unos 10 metros a en un montarral y seguí haciendo caballitos adelante. Y ¿le pasó algo a la moto? solo se dañó un poco el silbín y la lodera.

La familia Corado Samayoa es de recursos limitados: Chomín desertó del 3ro. Básico a los 15 años para trabajar. En la comunidad donde vive, la falta de trasporte limitan la movilidad: caminar o, cuando les va bien, la bicicleta o la moto son la opción.

Desde niño le ha gustado la adrenalina y las dos ruedas son su entretención:

“En cicle –bicicleta- comencé a los 12 años y como comencé a trabajar, compré la moto. Me costó Q7 mil 500. Ahorré, con cada pago guardaba Q500”.

La otra gran incógnita es ¿por qué le dicen Chomín?:

Por los colochos cuando estaba pequeño, me puso un amigo como a los tres años me decían de todo: “Chomin con Pollo.

Su apodo fue tendencia nacional el fin de semana en redes sociales y aunque  le dio fama, también dañó su orgullo. No es ningún novato, dice:

¡Pena me dio como caí, qué vergüenza! ¿Qué te dicen ahora en la calle? ¡Chomín, la moto! me grita toda la gente.

El vídeo de Chomín se hizo viral porque apela a las emociones: generó alegría, dice Patzy Vásquez, directora de Media Monitor, empresa dedicada  a monitoreo y análisis de medios y redes.

 “El hecho de que ella le diga Chomín, que es una palabra que la tenemos tan interiorizada los guatemaltecos, a la par de las mala palabra y que ella se interese más por el estado de la moto que por la de él, causó mucha diversión y tuvo esa reacción emocional”.

Según  Media Monitor, Chomín generó:

Y en el efímero tiempo de las redes, Chomín fue conversación  durante 2 días. Es por la cuarentena, dice la experta.

Con esas cifras, los mercadólogos salen subirse a la ola :

Esta vez, ventas de motos y marcas de pastas aprovecharon el momento. Si hasta la mamá del muchacho habló de esto:

 “Me dijeron que no anduviera haciendo eso, que es peligroso”

Andar en moto, en efecto, es un riesgo: en 2019, el Observatorio Nacional de Seguridad del Tránsito (ONSET) reportó que de los poco menos de 11 mil accidentes, el 39% fue en motocicletas. Y después de la capital, Escuintla es donde más se registran.

Su mamá se asustó, pero ya se ve que Chomín tiene huesos que rebotan. Sus amigos están habituados:

 “Por la moto se preocupan y yo tirado ahí -se ríe- .

El muchacho quiere estudiar Agronomía, pero también sueña comprarse una moto para competir en motocross.

Vía Con Criterio